16 de julio de 2008

METODOLOGÍA EDUCATIVA

METODOLOGIA EDUCATIVA

Introducción
Para la consecución de los cuatro objetivos básicos de la EpS - informar a la población, insertar la salud como valor, promover conductas sanas y modificar las nocivas - los distintos Agentes de Salud deben elaborar mensajes lo suficientemente claros y persuasivos como para llegar a la población. El procedimiento mediante el cual estos mensajes llegan a la comunidad recibe el nombre de métodos de Educación para la Salud.


Metodología Pedagógica y Técnicas Didácticas
Tradicionalmente el proceso de enseñanza se ha caracterizado por el uso de una metodología unidireccional basada en exposiciones teóricas por parte del profesor. Actualmente las tendencias pedagógicas tienden a interesarse menos por la enseñanza y más importancia al proceso de aprendizaje, es decir, dan menos importancia a lo que el profesor presenta y más a lo que el alumno aprende.

Actualmente la EpS se desarrolla en la práctica con cualquier actividad que promueva el aprendizaje de aspectos relacionados con la Salud, al objeto de facilitar conocimientos, incidir en el sistema de valores, creencias y actitudes, para producir cambios permanentes en los comportamientos y en los modos de vida.

Para ello es necesario que se produzca una interacción intencionada entre varios elementos —el que enseña, el que aprende, el tema, el método— y en un contexto determinado —la consulta, el domicilio, la comunidad—.

El aprendizaje se considera como un proceso dinámico de interacción en la que se pretende conseguir un cambio permanente de comportamiento en la dirección deseada del modo de pensar, sentir y actuar del educando. El verdadero aprendizaje entendido pues como potencial de cambio de conducta es una experiencia interna y profunda del educando, que afecta a los conocimientos, valores y creencias —modo de pensar—, a las actitudes intención de actuar —, y a los comportamientos— modo de actuar-, del que aprende.

Considerando pues que el objetivo esencial del proceso de enseñanza es el aprendizaje conseguido y no la información aportada, la moderna educación para la Salud debe realizarse con metodologías educativas que motiven al educando a aprender.
En ese sentido y de forma genérica los métodos más eficaces de enseñanza son aquellos
que implican que el educando adopte una situación activa, participando e interactuando en el proceso de enseñanza.

En función del tipo de metodología utilizada en este proceso de enseñanza, distinguimos cuatro modelos pedagógicos básicos;

1. Enseñanza teórica, magistral o directiva, en la que el educador adopta una postura activa y el educando recibe el contenido de forma pasiva. La técnica didáctica fundamental es la clase magistral y su principal fin es el aporte de información o conocimientos sobre un tema dado, pero tiene como inconveniente su muy limitada capacidad para modificar actitudes y comportamientos.

2. Enseñanza libre, en la que el educando adopta un papel activo, desarrollando las actividades, en tanto que el educador adopta un papel pasivo interviniendo solo como orientador y motivador en el proceso. La técnica didáctica fundamental es el ensayo–error, práctica frecuente en el ámbito de la investigación.

3. Enseñanza práctica, activa, participativa o integradora, en la que ambos, educador y educando, adoptan un papel activo. Este método es el propuesto para desarrollar la Educación para la Salud directa, pues es el que ha demostrado mayor capacidad para la modificación de valores, motivación de actitudes y generación de comportamientos saludables. se desarrolla a través de técnicas didácticas de dramatización, simulación, casos prácticos y dinámicas grupales.

4. Por último, en un tipo de interacción en la que ambos elementos tomaran un papel pasivo, en el que no podríamos hablar de proceso intencionado de aprendizaje.

Como queda explicado, la metodología pedagógica es una manera de actuar como docente, de hacer llegar unos contenidos educativos planificados para conseguir unos objetivos predefinidos.

En la EpS tiene especial importancia la metodología utilizada, y se debe potenciar por tanto el entrenamiento en métodos y técnicas que se hayan mostrado más eficaces para cada situación especifica. La experiencia al evaluar la modificación de comportamientos demuestra que el factor común que tienen los métodos y técnicas modernas es la cada vez mayor participación del individuo, sano o enfermo, su familia y la comunidad, a través de una enseñanza de tipo práctico.

1 comentario:

Anónimo dijo...

Interesantísima entrada que seguro ha sido de utilidad a muchas y muchos enfermeros que se dedican al cuidado de personas mayores. Me ha extrañado ver que una información tan interesante sobre úlceras por presión fuese escrita en 2008 y no haya sido actualizada o seguida por otros posts. Por favor, anímense a seguir colgando posts sobre el tama. He llegado al mismo buscando información sobre afecciones propias del envejecimiento y el paciente geriátrico. Dirijo un portal, Inforesidencias especializado en el sector geroasistencial y visito a menudo residencias para personas mayores,. Allí hay personas que sufren la aparición de úlceras por presión. A menudo son descubiertas cuando vuelven de un hospital y, normalmente en la residencia mejoran. No obstante, la existencia de difundidores de conocimiento sobre el tema es fundamental. Por favor, sigan escribiendo.